Línea de atención: (571) 4377540

Central de urgencias: Carrera 54 N. 67A-18

Central de citas: (571)2088338

Manos cálidas y confiables

Cuidados generales

Conjunto de actividades asociado a disciplinas variadas, cuyo objetivo es la promoción y mantenimiento del más alto grado posible de bienestar físico, mental y social de los trabajadores de todas las profesiones promoviendo la adaptación del trabajo al hombre y del hombre a su trabajo.

Objetivos del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo

• Prevenir las enfermedades laborales
• Proteger a los trabajadores de los riesgos a su salud presentes en el ambiente de trabajo donde se desempeñan
• Establecer condiciones del medio ambiente adaptadas a las condiciones y capacidades físicas y psicológicas de los trabajadores
• Mantener y promover la salud del trabajador
• Mejorar las condiciones de trabajo para favorecer la salud y la seguridad en el trabajo, promoviendo un clima organizacional positivo, una eficiencia mayor y la optimización de la productividad de la empresa.

¿Cuál es la importancia de este Sistema?

El desarrollo óptimo de la seguridad y salud en el trabajo depende en gran medida del autocuidado de los trabajadores en el ámbito de trabajo.

El autocuidado es la capacidad que tienen las personas para elegir libremente la forma segura de trabajar, se relaciona con el conocimiento de los factores de riesgo que puedan afectar su desempeño y/o producir accidentes de trabajo o enfermedades laborales. Cada persona es la que tiene el mayor control de su propia seguridad. La promoción del autocuidado busca reducir el nivel de exposición a riesgos de accidentes (lesiones y enfermedades laborales) que deriva de variables que están bajo el control del trabajador.

El autocuidado es una actitud que implica un conjunto de:

a) Pensamientos, conocimientos y creencias (“Uno controla su propio destino”, mientras más me cuide mejor será mi calidad de vida”)

b) Emociones y afectos (“Quiero disfrutar la vida en pleno”, mi bienestar y el de mi familia son lo más importante”)

c) Conductas (manejo defensivo, uso de elementos de protección individual – EPI, controlar el peso corporal, alimentarse sanamente, realizar pausas activas en el trabajo, etc).

También implica asumir la responsabilidad de escoger estilos de vida y trabajo saludables, en la medida de las propias limitaciones y posibilidades. Una persona que practica el autocuidado es aquella que se percibe como un ser valioso en su condición de ser humano y que está en capacidad de construir su propio proyecto de vida. En su ambiente laboral, personal y familiar piensa en soluciones que lo benefician tanto a él como a los que lo rodean.

Recomendaciones

Descanso: Garantizar un periodo efectivo de descanso entre jornadas laborales, con el fin de lograr la recuperación vital y necesaria para el organismo.

Alimentación: Llevar una dieta balanceada y variada, de acuerdo al estado de salud de cada trabajador. No ingerir exceso de alimentos durante la jornada laboral y evitar largos tiempos de abstinencia.

Acondicionamiento físico: Practicar ejercicios de estiramiento y calentamiento previo al inicio de cada actividad. Adicionalmente, considerar realizar pausas activas para estirar los músculos y prevenir posibles lesiones por posturas prolongadas.

Adopción de posturas: Una buena posición es aquella en la que la espalda está erguida y correctamente alineada con el peso del cuerpo, la planta de los pies cómodamente apoyadas en el suelo, las rodillas en ángulo recto, alineadas o ligeramente elevadas por encima del nivel de las caderas, con el fin de que puedan cruzar los pies de forma alternativa

Evite permanecer sentado de forma prolongada, siendo conveniente levantarse, ponerse de pie y realizar ejercicios de estiramiento de la región lumbar y/o caminar durante unos minutos.

 

Por: Dolly Camila Montenegro

Profesional en Salud Ocupacional FHIUSJ