Línea de atención: (571) 4377540

Central de urgencias: Carrera 54 N. 67A-18

Central de citas: (571)2088338

Manos cálidas y confiables

La alteración congénita no permite unir los dos lados de la cara, dificultando la respiración y el consumo de alimentos.
Aproximadamente tres cirugías mensuales de este tipo se realizan en este centro hospitalario.

A nivel mundial, esta malformación se presenta en una de cada quince mil personas nacidos vivos.

Es la primera vez que se realiza este tipo de cirugía a un paciente extranjero.


Antes           -          Después

Ilustración del procedimiento realizado


Gracias a un convenio entre el Hospital Infantil Universitario San José, la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud - FUCS y la Fundación World Craniofacial Foundation, recientemente se llevó a cabo con éxito una cirugía facial a un niño hondureño de dos años de edad y de escasos recursos económicos, quién presentaba una alteración congénita denominada hendidura facial, que no permite la unión de los dos hemisferios de la cara, generando una dificultad para respirar y masticar alimentos.

A pesar de que el menor fue sometido a diversos estudios en diferentes partes del mundo, la cirugía fue practicada en Colombia, en el Hospital Infantil Universitario de San José, ya que es considerado como uno de los centros especializados más grandes del país y con experiencia en el manejo de este tipo de hendiduras.

El procedimiento estuvo a cargo del Dr. José Rolando Prada Madrid, Cirujano Plástico, estético, reconstructivo y maxilofacial, especialista en Cirugía Craneofacial, quién por su extensa trayectoria es el delegado para atender los pacientes con este tipo de patologías en Latinoamérica. “El proceso quirúrgico duró seis horas y consistió en movilizar las dos hemicaras hacia el centro para disminuir la distancia entre los ojos y cerrar el defecto facial que en este caso es de labio, paladar y nariz. Sin embargo, el menor seguirá sometido a consultas y controles para monitorear su evolución y regresará a Colombia para ser intervenido de la nariz y el paladar”.

Isella García, madre de Anderson, manifestó que la calidad de vida del menor ha mejorado notablemente. “En Estados Unidos no me aceptaron el caso y por eso me trasladaron para Colombia. Estoy muy agradecida con Dios y con el Hospital; los doctores me han ayudado mucho para que el niño tenga mejor vida. Ahora mi hijo ya puede salir, antes la gente lo veía extraño, ahora me lo miran normal”.

La Fundación World Craniofacial Foundation creada en 1989 por el Dr. Kenneth Salyer, pionero de la cirugía craneofacial, fomenta los procedimientos de los niños que tienen deformaciones faciales alrededor del mundo, con el propósito de garantizar que los menores reciban una excelente atención médica y quirúrgica necesaria para transformar sus vidas y las de sus familias.

El Hospital Infantil Universitario San José, ha sido pionero a nivel nacional por las cirugías cráneo faciales y en convenio con la World Craniofacial Foundation, realizan este tipo de operaciones a bajo costo, este trato también permite intercambios de estudiantes con el programa Desarrollo Centro de Excelencia Craneosinostosis, un programa académico que brinda entrenamiento en enfermería, neurocirugía, anestesia, cuidados intensivos y cirugía plástica” señaló la Dra. Diana Gómez, Cirujana Plástica, especialista en cirugía craneofacial del Hospital y miembro de la fundación.

En promedio los costos de estos procedimientos oscilan entre 60 y 70 millones de pesos. Cabe resaltar, que durante este convenio cuatro niños han participado del programa, dos han sido valorados y dos intervenidos con éxito, de los cuales uno es extranjero.

Los materiales de cirugía fueron donados por las casas comerciales, mientras que el personal médico especializado fue dispuesto por el Hospital Infantil Universitario de San José fue, entre los que se destacan cirugía craneofacial, cirugía plástica, neurocirugía, cuidados intensivos, pediatría, instrumentación quirúrgica y anestesiología, quienes atendieron el caso sin costo alguno. Dentro de los gastos que cubre el hospital y la fundación están los tiquetes, el hospedaje, los exámenes prequirúrgicos, la alimentación y movilizaciones de ropa tanto para el niño como la mamá” afirmó la Dra. Gómez.

Actualmente Anderson se encuentra en proceso de recuperación y tendrá seguimiento terapéutico. De igual manera, el Hospital, de la mano de la Fundación World Craniofacial Foundation, seguirá transformando la vida de pacientes nacionales e internacionales en condiciones vulnerables que presenten alteraciones congénitas faciales.